martes, 11 de septiembre de 2007

¿Y tú?

No me arrepiento de nada

Gioconda Belli

Desde la mujer que soy,
a veces me da por contemplar
aquellas que pude haber sido:
las mujeres primorosas,
hacendosas, buenas esposas,
dechado de virtudes,
que deseara mi madre.

No sé por qué
la vida entera he pasado
rebelándome contra ellas.
Odio sus amenazas en mi cuerpo.
La culpa que sus vidas impecables,
por extraño maleficio,
me inspiran.
Reniego de sus buenos oficios;
de los llantos a escondidas del esposo,
del pudor de su desnudez
bajo la planchada y almidonada

ropa interior.

Estas mujeres, sin embargo,
me miran desde el interior de los espejos,
levantan su dedo acusador
y, a veces, cedo a sus miradas de reproche
y quiero ganarme la aceptación universal,
ser la "niña buena", la "mujer decente"
la Gioconda irreprochable.
Sacarme diez en conducta
con el partido, el estado, las amistades,
mi familia, mis hijos y todos los demás seres
que abundantes pueblan este mundo nuestro.

En esta contradicción inevitable
entre lo que debió haber sido y lo que es,
he librado numerosas batallas mortales,
batallas a mordiscos de ellas contra mí
-ellas habitando en mí queriendo ser yo misma-
transgrediendo maternos mandamientos,
desgarro adolorida y a trompicones
a las mujeres internas
que, desde la infancia, me retuercen los ojos
porque no quepo en el molde perfecto
de sus sueños,
porque me atrevo a ser esta loca, falible,
tierna y vulnerable,
que se enamora como alma en pena
de causas justas, hombres hermosos,
y palabras juguetonas.

Porque, de adulta, me atreví a vivir la niñez vedada,
e hice el amor sobre escritorios
-en horas de oficina-
y rompí lazos inviolables
y me atreví a gozar
el cuerpo sano y sinuoso
con que los genes de todos mis ancestros me dotaron.
No culpo a nadie. Más bien les agradezco los dones.
No me arrepiento de nada, como dijo Edith Piaf.

Pero en los pozos oscuros en que me hundo,
cuando, en las mañanas, no más abrir los ojos,
siento las lágrimas pujando;
veo a esas otras mujeres esperando
en el vestíbulo,
blandiendo condenas contra mi felicidad.

Impertérritas niñas buenas me circundan
y danzan sus canciones infantiles contra mí
contra esta mujer hecha y derecha, plena.
Esta mujer de pechos en pecho
y caderas anchas
que, por mi madre y contra ella,
me gusta ser.

18 comentarios:

El Diablo dijo...

Que puedo decir mas yo ante la belleza mas grande que existe en este mundo y que son las mujeres...

...Y en especial UNA de ellas, mi dueña, mi ama y señora, la mas hermosa del mundo...

santo dijo...

opsss me impresiono una frase bastante angeek de tu post "Porque, de adulta, me atreví a vivir la niñez vedada" vaya que es de admirarse y las cosas se pueden realizar la edad es cuestion secundaria aunquedicen que juega un papel principal sera??
buen post angeek :)
Saludos

mafalda dijo...

....

El principal enemigo de la mujer, es la propia mujer.
Durante estas semanas de pasos enlodados y cansados, he platicado mucho sobre esto que esta escrito en tu post, has leído mi mente querida Dama.
Dentro de la misma mujer esta la respuesta, está el hacer y el ser, independientemente de nuestra naturaleza.
Si permanecemos moviéndonos al son de los otros, al ritmo de lo que es "bueno" para la sociedad, y le damos la espalda a la naturaleza, formaremos parte del conglomerado de mujeres pudorosas y virtuosas.
Es difícil mi Dama, me entristece mirar mujeres de 50 años que nunca han sentido el trance maravilloso y explosivo de un orgasmo.
Estoy trabajando en esto y en los días que siguen para mi, por mi y con el que se me antoje.... jejejeje perdón, aunque es difícil sacarse las telarañas y espantarse las moscas de la sociedad y del ausente......
Que ironía mi Dama....jjajaja la mayoría de los hombres se casan con las "mujeres primorosas,
hacendosas, buenas esposas,
dechado de virtudes" y se les van los ojos con las otras..... ellos también tienen ideas preconcebidas.....

Buena semana mi Dama....

Mafalda

Chica Yeye dijo...

yo me arrepiento de en ocasiones no disfrutar mi libertad como se debe, libertad no libertinaje!

salud por lo mejor del mundo, la mujer!
un saludo angeeekk!!

Juana Gallo dijo...

Acabo de conocer a una mujer de 78 años que me dijo en secreto y después de tres tequilas, lo siguiente:
"Hago el amor ttres o cuatrrro veces por semana y tengo grandes orrrgasmossss"...
Se veía radiante, risueña y saludable.
Su hija la miraba como censurándola. A ella parecía no importarle...

¡Lindo post!

Kix dijo...

Jajaja!! Yo quiero ser como esa viejita cuando tenga su edad!!!

W dijo...

Ayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy

(espero que esto lo diga TODO... jajaja)

Dra. Kleine dijo...

Wuoooooo
Maravilloso! Sencillamente genial!

Dra. Kleine dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
chilangoleon dijo...

diablo=se=refiere=w

marichuy dijo...

Angeek
De Gioconda Belli leí, hace un millón de años, una novela deliciosa llamada “La mujer habitada”. Aún siento el olor de los panqueques mañaneros recién hechos y el aroma del árbol de naranjas de su jardín.

Esta poesía es una belleza.

Un abrazo

george dijo...

Angeek,
estoy 100% con tigo, mujer y hembra de verdad, las cursis mejor las dejamos al lado y intentamos vivir de verdad...
gracias por decir, lo que habia que aclarar una vez por todas.

besos

AndreaLP dijo...

¡Qué rico post, Angeek! Lo atesoraré en mi memoria.

Justo en estos días repasaba la idea de que soy tan ecléctica como cambiante, tan frágil como fuerte y tan perra como amorosa.

Gracias. Muchos saludos y un abrazo.

Lorena dijo...

chingón!, este poema describe perfectamente lo que siento a veces, aunque en realidad, a esas mujeres sumisas que me miran con reproche, las desprecio, y para nada quiero ser como ellas, aunque tengo un problema ahi, porque no puedo trabar ni media palabra con esas mujeres sin que se me revuelva el estómago...de cualquier manera, como dice el poema, no me arrepiento de nada, eso está claro, he sido asi durante 30 y tantas anios, ya no hay vuelta para atrás, ni tampoco quiero...
saludos, me gusto mucho ;-)

Lorena dijo...

oye Juana, y será verdad lo de la 78chera... jeje...si es asi, pidele la receta jajaja

Mati =) dijo...

Que chido post... Seguramente seré asi a mis 80, jajajajajaja... Desde ya lo disfruto al maximo... aunque a veces esté a punto de arrepentirme... Un mega abrazo y besitos!!!

Dog_save_us_from_God dijo...

Hermosa, sencillamente hermosa la idea liberadora que expresa el poema de la Belli.

Aunque me gustan ambas voces; me seduce más la Dietrich que la Piaf, por lo que ambos personajes representan de la mujer.

Un abrazo.

Juana Gallo dijo...

Angeek, perdón, pero déjame contestarle a Lorena...
Jajaja, pues si la vieras te darías cuenta de que no exageró. Se veía una mujer realmente feliz y satisfecha en todos los sentidos, contenta con la vida, nada de sumisa, al contrario... y resplandecía, aún con sus arrugas, y su piel desgastada... La receta se la pediré cuando la vuelva a ver, no vive aquí, estaba de visita... pero creo saber cuál es: ¡tiene un amante 20 años menor que ella! y se aman mucho.
¡Si vieras, cuando me estaba platicando su secreto cómo le brillaban los ojos!... en verdad es envidiable.

Angeek, gracias.
(Es probable que haga un post al respecto).
Saludos