sábado, 12 de julio de 2008

DEL HOMBRE AFORTUNADO

Autor: Pepe Viyuela

Me cuento entre los hombres con fortuna.
Amo el lento caer de las palabras
y el cúmulo previsto de mi ruina,
los días en que puedo pasear
contigo de la mano,
las fuentes que reflejan el invierno,
las tarjetas postales con poema,
el beso a media tarde que decide
que se queda a dormir, el pan caliente,
la escalera que lleva a tus abrazos,
el agua en la que nieva algunas veces,
los espejos profundos
y todos sus secretos.

Amo ser clandestino y que el mundo viva fuera,
las miradas fugaces, el embuste
que nos acoge, el fuego que alumbra nuestros labios.
Esos sueños en los que baila
lo que queremos ser con lo que somos.

¿Cómo no he de contarme entre los hombres
con fortuna, si vivo a tres paradas
del centro de tus ojos?


Siempre es mejor a tres paradas y no a una....es muy importante tener ese breve espacio de respiro. Y sí, querido, ambos somos afortunados.

5 comentarios:

MARICHUY dijo...

"Amo ser clandestino y que el mundo viva fuera,
las miradas fugaces, el embuste
que nos acoge, el fuego que alumbra nuestros labios.
Esos sueños en los que baila
lo que queremos ser con lo que somos"

Me encantó este verso.

Angeek, eres especial, a veces nos abandonas por semanas y de pronto vuelves... con más bríos.

Un abrazo.

ErosGod1 dijo...

dear Angeek, que gusto leerte.

Asi como escribió el Jose, asi quisieramos vivir algunos.

Por lo menos el intento es divertido.

Saludos

Coro dijo...

Angeek, ya no somos vecinas caribeñas...
Ahora te envío abrazos capitalinos.

Palbo dijo...

Estamos jugando al ajedrez.

Yo muevo tus piezas y vos movés las mías.

Entonces, ¿por qué son "tuyas" tus piezas y "mías" las mías?

Estamos viviendo.

Lorena dijo...

de acuerdo con lo de las tres paradas... también me considero una mujer afortunada..lindo poema..
saludos