martes, 13 de enero de 2009

Ayer soñé que venías hacia mí con la mano extendida
y una sonrisa afilada revelando todas tus intenciones.
Te veía acercarte, cruzar las sombras, y me iba sintiendo
cada vez más atraído por el imán de tus ojos.
Pero de pronto, un rayo de luz tocaba tu cara y me di
cuenta de que los tenías cerrados. Me veías desde tu sueño.
Me despertabas pero estabas dormida. Caminabas hacia mí
como si miraras por las manos, por todos los poros de la piel.
Y te seguías acercando. Me despertabas para que entrara en
el sueño más profundo que tenías, el sueño de tu cuerpo.
Que era como una noche nueva dentro de la noche.
Tu obscuridad me devoraba.
Éramos dos Sonámbulos amándose en tu sueño y en el mío.

Alberto Ruy Sánchez.

5 comentarios:

george dijo...

Estos sueños profundos de amor también preparan los dos cuerpos, que sienten el calor del otro, calienten tanto que ya estan practicamente haciendo el amor...
Despiertan, se aman, duermen otra vez, una experiencia muy bonita!!!

Feliz año nuevo Angeek

michelangelo dijo...

Muy bueno este poeta, hay que leer mas de el

marichuy dijo...

Angeek

Ruy Sánchez se me ha revelado como un gran artista del erotismo.

Me encanta

ángel dijo...

Muy buena la prosa poética de Ruy Sánchez, elegante y bien temperada. Gracias por este fragmento de una de sus novelas más leídas.



Saludos...

anaile88 dijo...

Hermoso!!!
me encanta esta forma de escritura...

Saludos!!!